DDR5 será la próxima tecnología de memorias, dejando atrás el actual DDR4, que traerá consigo mejoras como un incremento en las velocidades de transferencia con respecto a la generación anterior.

Además, la nueva generación de tecnología de memorias traerá las ya habituales reducciones de voltaje de funcionamiento bajando hasta los 1.1V. Pero esto no es todo, DDR5 también permitirá que los reguladores de voltaje sean incorporados en el módulo de memoria y no en la placa base como actualmente.

Los fabricantes de CPU también formarán parte esta nueva tecnología, ya que unas de las mejoras también afectan a la capacidad total máxima de memoria aumentando hasta los 128 GB, el doble del actual máximo de 64 GB, y esto requerirá también de un aumento de la cantidad de canales del módulo de memoria incorporado en los procesadores de 12 a 16 canales.

Vistas sus características no es de extrañar que DDR5 se esté desarrollando con un mayor enfoque para el sector profesional, y esto es debido a que cada vez se requieren mayores cantidades de memoria RAM, y uno de los principales motivos de este enfoque al uso profesional es el aumento de densidad por chip donde DDR5 permitirá la creación de chips de 16 Gbit permitiendo mayores volúmenes de memoria aumentando así el ratio de procesamiento de datos.

Aquí no se queda todo, nosotros, los usuarios de equipos de escritorio, DDR5 también trae mejoras y es que veremos un incremento en las frecuencias de trabajo de las memorias RAM, partiendo de los 4266 MHz hasta los 6400 MHz.

Además del rendimiento, otros de los puntos a tener en cuenta de DDR5 es su mejora en la estabilidad con la inclusión del uso de dos canales independientes de 32/40-bit por módulo, mejorada su eficiencia de comandos de bus (Cmd) con 7 bit por dirección, mejores esquemas de actualización, y un grupo de bancos para un rendimiento adicional.

Los usuarios de AMD Ryzen también estarán de enhorabuena, y es que DDR5 incluirá soporte para la terminación on-die, una característica particularmente importante para la estabilidad y overclocking de las memorias en Ryzen.

Desde Cadence comentan que si comparamos DDR4 3200 contra DDR5 3200 se obtiene un incremento del 36% a la misma frecuencia. Con un aumento de frecuencia, teniendo en cuenta también el aumento de densidad, hay un incremento de rendimiento de un 87% entre DDR4 3200 y DDR5 4800.

DDR5 verá la luz a finales del próximo año 2019 para el sector profesional, mientras que para el mercado de consumo lo hará durante 2020, curiosamente coincidiendo con la longevidad que AMD dia para Ryzen.